¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

Laura Nicolini: “No me arrepiento de nada de lo que hice y lo volvería a hacer por estar en la Selección”

Martes, 12 de Octubre de 2021 / Publicado en Selecciones Femeninas
Post Image

La histórica base argentina repasó su carrera, su retiro y su actualidad como entrenadora en una extensa charla con Prensa CAB.

El nombre de Laura Nicolini no es un nombre más dentro del básquet nacional. Histórica de la Selección y dueña de una gran carrera a nivel internacional, escribió varias páginas resonantes del deporte hasta su retiro. La base argentina se formó en la cantera de Platense bajo las órdenes de Eduardo Pinto, el mismo entrenador que la convocó en innumerables ocasiones para vestir la celeste y blanca. En Argentina es una institución en Vélez, donde jugó torneos locales hasta sus 27 años cuando migró al exterior. Desde Italia, donde se encuentra como entrenadora del Marghera en la Serie B, tercera categoría del país europeo, Laura Nicolini habló con Prensa CAB para repasar su extensa carrera en el básquet.

Su primer destino extranjero fue Brasil, donde jugó en Itatiba, en Jundai y en América entre 2001 y 2002. Luego llegó su mudanza al Viejo Continente, donde disputó 11 temporadas, pasando por el Valencia y el Rivas Futura de España y por CUS Chieti (2002-2003), Ros Casares Valencia (2003-2004), Rivas Futura (2003-2004), HS Penta Faenza (2004-2005), CUS Cagliari (2006-2009), Calabra Maceri Rende (2009-2010), ATS Energia Virtus Cagliari (2011-2012), Virtus Cagliari (2012-2013) y Rittmeyer Giants Marghera (2015-2016) en Italia, un país que se convirtió en su segundo hogar y donde hoy reside.

- ¿Cómo llegaste al básquet?
- Llegué porque cuando era chica estaba siempre en el club, en Platense. Era la típica chica que pasaba todos los días en el club con mis viejos, así que un día pasamos por la cancha de básquet y mi abuela me dice: “¿Por qué no probas a ver si te gusta?" Yo en ese momento hacía danza clásica, bailé por cinco años en teatro, en punta y todo. Pero bueno, probé, me gusto, creo yo que en ese momento me gustó la idea de que fuera un deporte de equipo. Al segundo año de mini se me interpusieron los horarios de la danza con el básquet y ahí tuve que elegir. Mi vieja me quería matar porque yo no picaba la pelota, agarraba y la pasaba, o sea cuando me vio que había elegido el basquet me dijo, "no, andá a bailar”. Al año siguiente yo hice un cambio increíble, pero creo que ya estaba escrito digamos, porque de no tocar la pelota y de que parecía que tenía miedo de picarla, pase a agarrarla, llevarla, iba, venía y así seguí.

- ¿Cuándo fue que comenzaste a dedicarte de llenó al básquet?
- En el momento en que yo empecé a ser profesional ya era grande, tenía 27 años. Si bien me había propuesto venirme a jugar a Italia, en realidad con el tema del 1 a 1, yo trabajaba, después jugaba en Vélez y en la Selección, como que estaba bien económicamente, no me convenía venir acá. En Italia estaba la libra en ese momento, así que todas las propuestas que tuve antes de venirme la verdad que las había rechazado. Me había ido a jugar un año a Brasil y después en el año de la crisis que se revoluciona todo, me ofrecen de nuevo para venirme, acá ya estaba el euro, ya me pagaban en dólares, o sea que también económicamente me convenía irme y dije bueno es el momento de dedicarme solo a jugar, pero honestamente cuando yo estuve en Argentina hasta los 27 años yo trabajaba también, no jugaba solo al básquet. Así fue que en el 2002 me vine por primera vez a dedicarme a esto, pero fue como una coincidencia de muchas cosas que me llevaron a tomar esta decisión. Yo fui siempre una jugadora que entrenó el doble de todo lo que me pedían pero nunca me imaginé en realidad llegar a ser profesional porque en Argentina no era profesional y nunca me imaginé en irme del país, entonces yo me entraba para la Selección y para Vélez, para dar lo mejor en ese momento. No sabía que en algún momento me iba a venir a jugar afuera, en esos años nunca lo pensé.

- ¿Qué diferencia notaste entre las ligas que jugaste y el básquet de Argentina durante esos años?
- En Brasil y en Europa jugué de profesional y en Argentina no, nunca me dediqué solamente a jugar, entonces ya desde ahí te digo que es distinto porque yo solo tenía que pensar en entrenar, descansar y recuperarme, no tienes otros pensamientos en la cabeza, ni otras preocupaciones. Vivís bien porque te pagan el departamento, la luz, el gas, o sea qué preocupaciones o qué problemas podés tener. No es lo mismo que ir al trabajo a la mañana, volver a tu casa, comer, estudiar e irte a entrenar a las nueve de la noche, volver... Es distinto, tenés un montón de otras preocupaciones y otras cosas que te pasan por la cabeza. Lo lindo de jugar al básquet profesionalmente es esto que tu cabeza está sólo enfocada en el deporte y tenés un estilo de vida completamente distinto.

Su primera convocatoria a la Selección fue en noviembre y diciembre de 1991, cuando Eduardo Pinto asumió en la Selección y convocó a la categoría Cadetas para una primera concentración en el Cenard. Desde ese primer año de proceso y hasta el 2007, cuando se retiró de la mayor, la celeste y blanca fue una constante infaltable en su vida. En sus 16 años de carrera Laura disputó 21 torneos con la camiseta albiceleste, incluyendo tres Mundiales.

- ¿Cuál es tu mejor recuerdo con la selección?
- El Mundial del 2006, creo que ese fue la cereza de la torta porque la verdad que después de tantos años de sacrificio y de entrenamiento se vieron los resultados de todo el proceso, se vieron antes también porque nosotras empezamos a clasificar en el ‘97 para los Mundiales, pero digamos que después en los Mundiales no nos iba tan bien. En ese creo que demostramos que era un grupo de chicas que entrenaban juntas hace años. Yo en el Mundial de 2006 tenía 31 años y estaba en la selección desde los 15, eran 16 años de Selección y de entrenamiento, y como yo había muchas más.

- ¿Qué significó vestir la celeste y blanca tantos años?
- Para mi significa sacrificio, renuncias y orgullo, obviamente, porque era siempre un orgullo. Creo que muchas veces uno en el momento en el que está en la Selección no te das cuenta de lo que realmente significa. Si estás en la Selección, estás entre las 12 mejores, estás contenta, igual que cuando uno logra lo que nosotras logramos en el 2006, creo que en ese momento lo disfrutamos, estábamos felices, pero creo que ahora viendo los resultados que se dieron después de ese 2006 uno se da cuenta de lo que realmente logramos, que fue algo histórico, pero en ese momento no lo ves así. Lo mismo pasa con los años al menos que me pasaba a mi que viví en la Selección. Jugué 17 años en la Selección y es un montón de tiempo pero en ese momento con los torneos y los entrenamientos pasan los años y no te das cuenta realmente del valor que eso fue, pero para mi la Selección en esos años fue mi prioridad, fue resignar todo. Estar en la Selección para mi fue algo de orgullo, no me arrepiento de nada de lo que hice y lo volvería hacer.

- ¿Esa pequeña Laura que eligió al básquet antes que al baile se imaginaba que podía lograr todo lo que lograste en el básquet? ¿Te imaginabas que podías convertirte en la destacada Laura Nicolini que hoy sos dentro del básquet argentino?
- La verdad que no, no me lo imaginé. Creo que todo fue fruto o resultado de mi esfuerzo, porque muchos dicen que el deporte es vida, es salud, pero detrás de todo lo que la gente puede ver hay sacrificios y renuncias a un montón de cosas. Por ponerte un ejemplo de mi adolescencia, de la edad de mi secundaria, no me quedó ni una amiga porque yo no viví todo lo que el grupo vivió, yo no podía. Se juntaban para ir a bailar y yo tenía que ir al partido o al otro día tenía que jugar, en ese sentido fui siempre muy responsable por eso te digo que parece todo muy lindo pero en realidad es mucho sacrificio, las fiestas de 15 años de mi época eran siempre sábado a la noche y yo iba al banco de primera porque era cadete, sabía que no entraba, que no iba a jugar pero yo iba igual y no iba a los cumpleaños. Ojo no me arrepiento de nada y si volvería el tiempo atrás sabiendo todo lo que el deporte me dio y la posibilidad que me abrió al mundo lo volvería hacer, no me arrepiento de nada. Digamos que fue un sacrificio que después dio su fruto, que no me lo imaginé obviamente en ese momento, ahora pensando en todo lo que hice digo que valió la pena todo el esfuerzo que yo hice por todo lo que el deporte me dio, pero nunca me lo hubiese imaginado.

Habiendo jugado más de 20 años entre Argentina y Europa, a sus 40 años años Laura decidió que era el momento de retirarse. Pero al dejar de ser protagonista en la cancha tomó la tabla de direcciones y comenzó a dirigir desde el banco, con su formación como Profesora de Educación Física y entrenadora. Así inició su nueva etapa en el básquet.

- ¿Cómo fue colgar las zapatillas y pasar al banco?
- Fue difícil, muy difícil, vos imaginate que yo dejé de jugar cuando tenía 40 años. Mis últimos tres años fueron así: me vengo a vivir acá donde estoy ahora en el Veneto y digo: 'Bueno, trato de no seguir viajando por todos lados, trato de establecerme en un lugar', y después voy al Marghera, donde nos habíamos puesto de acuerdo para jugar la A2, en junio. Pero en el verano, o sea julio-agosto, tienen un problema con los sponsor, renuncian a la A2 y empiezan la Lega B, donde estamos ahora. Jugamos, nos salvamos tranquilas y al año siguiente el equipo un poco se refuerza y ganamos la B, salimos campeonas y ascendimos a la A2. Yo en ese momento tenía 39, ganamos el campeonato y en el club me ofrecen que juegue un último año. Yo ya quería dejar ahí cuando habíamos ganado pero, aunque estaba bien físicamente, ya quería empezar a mirar por otros rumbos. ‘No, dale, jugá, jugá’, me convencieron y jugué ese año A2 y dije es el último año después me retiro. Me costó retirarme porque yo como te digo me sentía bien físicamente, yo siempre digo que si vos estás hecha mierda en algún momento decís bueno basta, no juego más porque ya te arrastras por la cancha, pero yo me sentía bien, yo estaba bien físicamente por eso te cuesta más pero también pensaba en dejar un lindo recuerdo, retirarme y que me recuerden bien no que me recuerden como Laura Nicolini, la que no podía correr más. Desde ese punto de vista te cuesta más asimilarlo mentalmente, porque todo el mundo al año siguiente me veía y me decía ‘pero estas re bien, volvé a jugar’ y yo les decía que no, que ya basta. Hasta ahora me lo dicen. No fue fácil pero bueno, en algún momento tenía que llegar, no podía ser eterno así que ahí fue cuando dije bueno, cuarenta, casi cuarenta y uno, basta.

- ¿Cómo es tu vida hoy?
- Hoy me dedico a ser entrenadora profesional, hago esto como trabajo. Entreno a Marghera en la Serie B como categoría de mayores y después soy responsable de las formativas de otro club que se llama Pallacanestro 90 y ahí entreno U17, U19 y U14. Antes jugaba y me dedicaba a jugar, ahora me dedico solo a entrenar.

- ¿Volverías a Argentina?
- Me gustaría volver a la Argentina, es una pregunta medio delicada, yo vuelvo siempre pero de vacaciones, a vivir ni... Como entrenadora por ahí me gustaría colaborar con la Selección, eso sí, no sé si es factible porque estoy lejos, pero justamente los torneos que juega la Selección son cuando yo ya terminé, que sería en las vacaciones, pero bueno se que no es simple, ellos entrenan durante el año, se ven y yo por ahí sería medio complicado que vaya. Pero colaborar si me gustaría, volver a Argentina no creo, honestamente no creo que vuelva. Sobre todo porque es empezar de cero allá, está bien si tengo un nombre y todo lo que quieras, pero igual es desde buscar club donde entrenar, donde vivir, todo, la verdad que no.

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR