¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

Twitch edición Liga Nacional con Victoriano y Flor como protagonistas

Sábado, 02 de Octubre de 2021 / Publicado en Entrevistas, Liga Nacional
Post Image

El entrenador de Instituto y el goleador de Riachuelo se conectaron al directo de CAB para hablar del Súper 20 y comentar algunas interesantes anécdotas y experiencias que vivieron como profesionales.

El Twitch de la CAB este viernes tuvo una edición especial de la Liga Nacional con dos invitados de lujo: Lucas Victoriano y Eric Flor. El primero en pasar fue el entrenador del invicto Instituto de Córdoba (5-0), quien mantuvo una charla amena con los conductores del directo, Elías Mauro y Lucas Flossi. Victoriano recordó cómo formó su filosofía de básquet desde su etapa de jugador hasta la actualidad, con una importante huella de la Generación Dorada en el medio. También se refirió al gran presente de la Gloria y cómo se conformó el equipo. A continuación, repasamos lo mejor de la entrevista.

- ¿Esperabas este arranque de 5-0 con Instituto?

- Desearlo sí, lo deseaba. Después soy mucho del día a día, del entrenamiento, de estar preparado, y de no pensar tanto en el resultado final, en este caso de la burbuja. Se dio poco a poco, paulatinamente con los resultados y los entrenamientos del equipo, algo que me pone muy contento y me resulta más importante saber que la filosofía que planteábamos con el cuerpo técnico desde el principio de temporada se va viendo plasmada en el equipo y que sobre todo los jugadores se sienten cómodos haciéndola. Eso es una alegría mayor a los resultados. Obviamente ganar es mucho mejor que perder, pero estamos en un proceso de construcción y el árbol no tiene que tapar el bosque, ni perdiendo ni en este caso ganando.

- Esa filosofía de todos iguales imagino de dónde la heredaste...

- Y...Estuve en el inicio de la Generación Dorada, así que por ahí va. Si podemos poner un nombre es el de Rubén (Magnano). Pero Rubén, más allá de ser entrenador, que es excelente en esto, si los jugadores no estábamos convencidos de que el protagonismo era grupal y no individual, más allá del presente que iba teniendo cada uno, era difícil. Ese equipo es un sueño. Es muy difícil que se pueda encontrar otro en el que cada integrante prefiera que le vaya mejor al compañero que a él mismo. Sinceramente, no de boca. Muchas veces he escuchado "quiero ganar, jugar en equipo" y después las actitudes son totalmente diferentes. De boca está todo bien, el problema es hacerlo. Y ese equipo lo hacía. Por eso fue tan grande y por eso dejó ese legado tan enorme que dejó.

-¿Cómo era tu filosofía de jugador antes de la GD? ¿Mirabas el básquet de otra forma o siempre lo viste así?

-Sí, también depende de la edad que tengas. Cuando debuté en la Liga tenía 17 años y quería sobrevivir, no estaba pendiente de lo grupal. Para eso estaba (Sebastián) Uranga, (Gabriel) Darrás, gente con otro rodaje que intentaba meterte dentro de un grupo y hacerte el hueco que te convenía. Después va pasando el tiempo y empezás a ser vos el veterano, el que tiene que insertar a un jugador dentro del grupo. Y eso es un poco lo que pasó también con la Generación Dorada, porque en un principio Luis (Scola) era el más chico de todos y después terminó él llevando toda la bandera para hacer esa transición a Facundo (Campazzo) y los demás. Eso es lógico y generacional, cuando uno se hace mayor va estando pendiente de otras cuestiones. El jugador sí que tiene predisposiciones: "quiero ser yo y después el equipo" o "quiero que el equipo esté y me ayude a ser yo". Eso es de la personalidad. Hay jugadores que tienen mejor sistema mental, más de equipo que individual, y esos son los que conforman grandes grupos y consiguen grandes logros. No significa salir campeón, sino que para muchos equipos que ellos integran, salir campeón es disfrutar la temporada y llegar más arriba o al límite de donde podían llegar.

-¿Hiciste alguna vez algo como jugador que como entrenador no te perdonarías?

-Muchas. Pero era un pibito, y también aprendí. Hubo una situación, hace dos temporadas, en la que un juvenil me contestó mal. Todos pensaron que iba a pasar algo, y me acordé de una anécdota que había vivido en el pasado con Chapu Nocioni, y pensé que muchas veces tener jugadores así y enojarme, quitándolo del equipo o haciéndolo volver a su casa, sería más perjudicial para él que tratar de educarlo de otra manera. Así que conté hasta 1500, y me ayudó muchísimo para que ese jugador no lo repita, entienda que se equivocó y que obviamente estoy seguro que no lo va a repetir con otros entrenadores porque se sintió realmente mal. Pero no hubo un castigo como quizá hubiese pasado si no hubiese tenido esa experiencia anterior.

-¿Cuál fue la situación con Chapu?

-Y él en la Selección U22 no quedó por indisciplina, porque se rompía la camiseta cuando erraba una serie de tiros. Creo que está contada esa anécdota. Pero claro, hay jugadores que son así y después terminan siendo lo que son, por lo que hay que tolerar todo. Yo soy muy tolerante con los otros, con los talentosos, con los mal mirados, porque en cierto modo me he sentido representado, trato de no cambiarles su esencia sino mejorarla. En eso también me ayudó mucho el haber sido ex jugador profesional o de elite, para tratar de ponerme en su lugar y ver cómo lo puedo ayudar.

-¿Cómo sentiste la vuelta del público a las canchas?

-Fue increíble. Echábamos de menos el público. Creo que hasta los rivales disfrutaron que haya gente, trompetas, cantos, banderas... y obviamente de local para nosotros fue muy lindo, sobre todo porque el equipo transmitía mucha energía y el público la pasó bien. Me alegra un montón de que podamos volver a jugar con público y sobre todo que tengamos al Sandrín detrás, porque es una cancha en la que se escucha mucho a los hinchas por suerte y seguramente es algo que nos va a ayudar durante toda la temporada.

-¿Te gustaba tener a la gente en contra como jugador?

-Sí. De hecho, cuando fui al psicólogo deportivo, me dijo que era una manera de concentrarme, pero yo no lo sabía, lo hacía inconscientemente. Me peleaba con el árbitro, con el rival o con alguien para enfocarme más. Y con el público muchas veces me enganché... sobre todo en España, me gustaba. Era eso, me concentraba y eso hacía que jugara mejor.

-Días atrás, en una charla con el Che García sobre la composición de su cuerpo técnico en la Selección surgió tu nombre como una de las posibilidades. ¿Te gustaría? ¿Tuviste la chance de coincidir en algún momento con él?

-La verdad es que no he tenido la posibilidad de estar en su grupo, ni como entrenador ni como jugador. Creo que Argentina sabe lo que significa el Che, lo que estamos dentro del básquet nos conocemos todos. Obviamente que a mí me gustaría estar en cualquier programa que la Selección tenga, es uno de mis sueños. Con (Leandro) Palladino nos quedamos afuera antes de los Juegos Olímpicos siendo jugadores, y a mí me quedó esa sensación de que tengo que participar de unos Juegos como sea, y voy a soñar que sea como entrenador. Cuando se me pase el arroz del entrenador, esperaré ir de dirigente. Va a ser la última bala (se ríe). Pero tengo que vivir unos Juegos Olímpicos como sea. El haber estado en la Selección hace que conozcamos lo que pasa. Una vez que estás ahí adentro, esos colores, esa camiseta, se te impregna en todo el cuerpo, y hoy no creo que haya ninguna persona que haya tenido la posibilidad de representar al país que no tenga ganas de estar en alguna Selección Argentina.

Más tarde, quien se conectó al Twitch fue Eric Flor, goleador del Súper 20 con 25.4 puntos en cinco juegos. El revulsivo escolta de 28 años comentó por qué aceptó unirse al proyecto de Riachuelo y cuáles son las razones por las que el equipo empezó con el pie derecho en el certamen, con marca de 3-2. Además,

-En esa apuesta grande de llegar a un equipo muy lindo e interesante, que ya lo demostró también con los resultados, ¿Cómo se dio esa llegada a un Riachuelo que también está dando sus primeros pasos en la categoría?

-En un principio salí tarde al mercado de la Liga porque estaba esperando alguna posibilidad concreta de jugar en Europa, y con el pasar de los días apareció la propuesta de Riachuelo. Me atrajo por muchas circunstancias, desde el proyecto que estaba armando la provincia alrededor del club, segundo por los nombres que estaba formando y la posibilidad de estar en un equipo competitivo, y tercero, y no menos importante, la posibilidad de poder explotar en mi rol, de tomar muchos minutos como protagonista y con mucho tiempo con la pelota en la mano. Por suerte, por lo que va ahora del Súper 20, puedo decir que estoy contento con la decisión que tomé.

-¿Estaba hablado que tu llegada a Riachuelo era para cumplir este rol o fuiste tomando ese rol protagónico con los entrenamientos y partidos?

-Si bien un poco la idea era generar mucho juego desde el dos y que obviamente pasara mucho la pelota por mí en el pick and roll, también hay ciertas fichas que nos faltan. En un momento, ni bien se compró la plaza, habían fichado a (Donald) Robinson que para jugar el 3 era un jugador picante, después eso se cayó y ahora viene (Tony) Farmer en estos días, y me parece que cuando el equipo se termine de armar nos vamos a acomodar todos un poquito más. Por lo pronto sí, somos un equipo muy joven, que entrenó poco tiempo porque tuvimos sólo dos semanas de entrenamiento antes de la primera burbuja, y eso hace que también los jugadores a los que nos gusta tener la pelota en la mano terminemos tomando responsabilidades en ciertos momentos en los que capaz que a lo colectivo aún le falta un poco.

-Mas allá del rodaje que falte, este es un gran inicio para el equipo…

-Sí, nosotros igual somos de los que decimos que tomamos este Súper 20 como preparación. Y la realidad es esa, porque nosotros como equipo todavía nos estamos construyendo y tuvimos dos semanas de pretemporada. Obviamente que somos jugadores profesionales y cuando salimos a la cancha, así llevemos juntos un día o un año, vamos a querer ganar siempre. Eso es muy rescatable porque el equipo ganó 3 de 5 partidos contra rivales duros, en una zona Norte que está muy dura y donde cualquiera puede ganarle a cualquiera. Y ya se dieron ciertas situaciones que hablan bien del equipo, de la unión como grupo, de sobreponerse a situaciones adversas en los partidos, de poder acomodar y armar scouting con poco entrenamiento táctico-defensivo... son cosas que tenemos que ir preparando y entrenando. Nosotros sabemos muy bien que el objetivo es hacer una buena Liga, que el equipo compita. Si bien el Súper 20 es un torneo atractivo, corto pero lindo, tiene un Súper 8 al final que va a estar hermoso y otorga una plaza a la Sudamericana, para nosotros la prioridad es que para el 4 de noviembre el equipo esté ensamblado, entrenado y listo para competirle de igual a igual a cualquiera.


- De clasificar, en el mano a mano pueden ser peligrosos…

-Tal cual. Van a entrar ocho equipos y la verdad es que se demostró que en una de las dos zonas norte se ganaron más partidos que en la otra, y a nosotros nos tocó estar en esa, en donde quizá teniendo un récord positivo estamos empatados con tres equipos en el tercer y quinto lugar. Entonces sabemos que hay chances, y que si llegamos a entrar en los dos primeros vamos a ser un equipo de los más complicados para jugar porque obviamente tenemos nuestras armas en ofensiva y atrás está muy duro, y que le genera dudas al rival. Una vez que la pelota se tira para arriba son 40 minutos, y más a un partido porque cualquiera le puede ganar a cualquiera.

- Hace un tiempo habías dicho necesitar de un rol más protagónico para afianzarte en lo que quizá más te gusta. ¿Hoy encontraste eso?

-Creo que el año pasado en Olímpico fue muy bueno, me gustó mucho jugar ahí. Si bien no pudimos hacer de local en La Banda, algo que me hubiese gustado el poder compartirlo con la gente, disfruté mucho y la gente me hizo sentir muy bien. Me sentí muy cómodo jugando para Leo (Gutiérrez). Y obviamente hice muchos amigos en el plantel. Creo que el año pasado fue muy positivo para mí, donde a partir de un rol protagónico tenía que saber anotar y generar para mis compañeros, pero creo que el cambio para este año primero viene desde lo individual. Tuve un receso donde casi no paré, volví de Uruguay y cumplí la semana de cuarentena obligatoria, tuve una semana de vacaciones y ya me puse a entrenar, más que desde lo táctico. Y creo que ahora al principio de la temporada se nota un poquito más esa diferencia, del que llega fino al que usa la pretemporada para entrenarse. Creo que a mí me sirvió muchísimo el trabajo que realicé de postemporada, me hizo llegar acá con mucha confianza. Ocupar un rol protagónico y tener la pelota en las manos es lo que me gusta, lo que me hace feliz, y a medida que la pelota va entrando me siento más cómodo y a gusto. Estoy disfrutando mucho de este momento individual, que obviamente ayude al equipo a jugar bien y a ganar la mayor cantidad de partidos posibles.

- ¿Cuánto hay del Eric Flor que se inició en Los Indios de Moreno al de hoy?

-Creo que la esencia, mi esencia como jugador y competidor es algo que no cambió. Desde muy chico me gustaba mucho jugar y entrenar, no me gustaba nada perder, y si bien como jugador soy otra persona a la que era a los 15-17 años cuando jugué mis últimos años la esencia se mantiene ahí. Siempre fui de disfrutar, de correr para todos lados, de siempre tratar de ganar, de confiar en mí con la pelota en las manos, y creo que esas son las cosas que más me quedaron. Obviamente que uno le agrega muchas cosas a su juego y así tiene que ser. Sin ir más lejos en el partido pasado contra Comu me plantearon una defensa en la que me atrapaban mucho y donde buscaban que descargue mucho la pelota, y eso era algo que quizá en otro momento me hubiese generado un fastidio o un enojo por no poder incidir directamente en el juego, pero ahora es todo lo contrario: lo disfruto mucho porque me hace sentir importante, valorado, y me hace también sentir bien poder ayudar a mis compañeros a encontrar situaciones que les sean favorables. Está claro que por el armado del equipo tarde o temprano la pelota me vuelve a llegar y tengo que tomar decisiones, pero soy un jugador que también disfruta de generar situaciones positivas a mis compañeros. Entendí con el paso del tiempo que el básquet es 5 contra 5 y necesitás tener a tu lado 4 soldados que vayan a la guerra como me gusta a mí.

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR