¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

Mundial 50: el genocidio deportivo de nuestra primera Generación Dorada

Martes, 03 de Noviembre de 2020 / Publicado en Efemerides, Selección Mayor
Post Image

Qué pasó luego la histórica conquista: los otros grandes resultados de aquella camada y cómo, tras el golpe de estado de 1955, el gobierno suspendió de por vida a 36 jugadores. Crónica de un asesinato deportivo

Haber sido los primeros campeones mundiales de la historia y entrar en el corazón de la gente les permitió quedar en la historia grande del deporte pero, a la vez, fue el principio del fin para los integrantes de la primera Generación Dorada del básquet argentino. Siete años después, luego de al menos cinco más en la elite mundial, aquella camada y parte de la que venía surgiendo –la base de los campeones mundiales universitarios en 1953 que luego repitieron el hito de ganarle a Estados Unidos en 1955-, en total 36 jugadores, fueron suspendidos de por vida con la excusa de haber recibido beneficios y dinero en un deporte reglado por un código de amateurismo. Un castigo que en realidad, por la ineludible ligazón de aquellos logros con el gobierno de Juan Domingo Perón, estuvo directamente relacionado a un tema político-ideológico. Un genocidio deportivo que no sólo borró a una camada de jugadores top que podría haber seguido consiguiendo logros en esa época sino que además generó un daño profundo que costó varias décadas en superar.

Tras la épica conquista del 50, el apoyo de Perón al seleccionado aumentó. El General se presentó en la concentración para los Panamericanos del 51, que se disputaron en nuestro país apenas tres meses después de la gloriosa noche del Luna Park y, a pedido del entrenador Jorge Canavesi, consiguió en tan sólo minutos la mejor de las canchas para entrenar, el Instituto de San Fernando. Además, solventó una exitosa gira que el Club Palermo hizo por España, donde ganaron 14 de los 15 juegos disputados. Y, lo más importante, le otorgó a cada integrante un permiso de importación gratuito para poder entrar desde Estados Unidos el auto que cada integrante del seleccionado quisiera. Algunos pudieron adquirir el Ford Mercury modelo 51, otros prefirieron un Chrysler pero la mayoría, según confirmó Ricardo González, el capitán del equipo, vendió esos permisos a cambio de dinero. Justamente aquellos privilegios resultaron la “excusa” que usó el gobierno de la Pedro Aramburu para tildar de “profesionales” a los miembros del equipo (infractor del Código del Aficionado que estaba vigente) y suspenderlos de por vida en 1957.

Antes, esa camada había seguido cosechando resultados sin precedentes. En los Panamericanos 51, por caso, Argentina fue medalla de plata, luego de llegar invicto a la definición y perderla con Estados Unidos (57-51), en lo que fue una revancha de la final en el Luna. Así, en un ambiente de prestigio y respeto mundial, el seleccionado llegó a Helsinki (Finlandia) para disputar los Juegos Olímpicos del año siguiente. Cuenta la historia que los jugadores, en agradecimiento al apoyo de Perón, desfilaron con corbata negra en señal de luto por la muerte de Evita, otro acto que influiría en el futuro castigo. En lo deportivo, Argentina quedó a las puertas de una medalla olímpica tras perder en el desempate ante Uruguay. Un año después, en un nuevo hito, Argentina ganó de forma invicta (7-0) el Mundial Universitario de Dortmund 53 y en 1955 lograría otra vez quedar en la historia durante los Panamericanos de México. En su camino a la medalla de plata, la Selección venció a Estados Unidos (54-53), que nunca había perdido un partido ni en Juegos Olímpicos ni en Panamericanos en su historia.

Habían pasado apenas meses de aquel triunfo cuando, en septiembre, nuestro país volvió a sufrir un golpe de Estado. Tras el súbito derrocamiento del gobierno de Perón en manos de la denominada Revolución Libertadora, el contexto nacional se tornaría muy diferente, puntualmente para los deportistas. El Gobierno de Aramburu puso en funcionamiento a la Comisión Investigadora N° 49, la cual citó a declaración a más de 100 deportistas nacionales, entre ellos el piloto Juan Manuel Fangio, la tenista Mary Terán de Weiss, y el seleccionado completo de básquet, todos de alguna manera relacionados al peronismo. “Debe haber sido porque los éxitos fueron en ese tiempo, pero no por la ideología de sus miembros. La mayoría de los jugadores de aquel equipo eran antiperonistas y los beneficios que habíamos recibido no fueron tantos ni tan importantes…”, contó Ignacio Poletti. Algo que ratifican varios jugadores.

“No nos regalaron ningún auto. Nos dieron una orden de importación (que estaba cerrada), pero al vehículo había que comprarlo. Incliso varios no lo hicimos porque éramos unos secos. La orden se la vendimos a un tal Ferro y sacamos dinero, pero nunca cobramos por jugar. Encima en la investigación nos trataron mal. Hasta nos preguntaron por el ‘cargamento que habíamos traído desde Helsinki’ cuando yo lo único mío habían sido cartones de cigarrillos y un juego de té”, le contó Omar Monza a EFDeportes. En la época existía un “amateurismo marrón” que todos avalaban, incluso internacionalmente, pero luego terminó usándose en su contra. “En aquella época el amateurismo en el básquet era cosa del pasado”, aportó Furlong. “Así era, en todo el mundo había elasticidad y se les reconocía algo a los jugadores, pero acá suspendieron de por vida sólo por recibir una orden para poder importar un coche. En la FIBA se reían...", recordó Canavesi.

La Comisión, que también investigó (y castigó) las giras de Racing y el Club Palermo por Europa, alegó que los jugadores habían infringido el Código del Aficionado que estaba vigente. Aunque, en realidad, está claro que se trató de un plan revanchista que apuntaba a borrar todo vestigio positivo de la etapa peronista –incluso el gobierno, mediante un decreto, disolvió el Partido Peronista -. El deporte no fue la excepción y el básquet terminó la víctima que sufriría su odio con mayor virulencia, porque aquella conquista mundial había calado muy profundo en los sentimientos y en la memoria de los argentinos. “Nuestro gran pecado fue ganar el Mundial”, admitió Monza. Todos sus compañeros pensaban lo mismo. “No hay dudas que fue un revanchismo político porque había atletas que se destacaban a nivel mundial y eso a Perón le venía bien”, aportó González.

El ataque hacia el básquet, premeditado, feróz y sin concesiones, había comenzado antes, cuando una decisión del Comité Olímpico Argentino –avalada por una CABB intervenida- determinó en agosto del 56 que el básquet no participaría de los Juegos Olímpicos de Melbourne. Aunque, claro, el golpe final llegaría el 27 de marzo de 1957, cuando los dirigentes Amador Barros Hurtado –interventor de la CABB desde 1956- y Luis Salluzzi –secretario - hipotecaron el futuro del básquet argentino por décadas al hacer oficial la inhabilitación de por vida, a través del Expediente 52/56 que aseguraba: “…se encuentra fehacientemente comprobado que numerosos jugadores recibieron de parte del gobierno depuesto órdenes para la introducción de automóviles, que algunos de ellos fueron premiados con sendos empleos en la administración pública, que de la plena prueba surge de que los jugadores han violado el Estatuto de la CABB y el Código del Aficionado…”, se leía, quitándoles de esta forma a los jugadores la condición de amateur que se requería para jugar en la época.

A partir de ese día, comenzó otra historia, en este caso repleta de fracasos y frustraciones, que se extendió durante 40 años. Los campeones del 50, encontrándose en el punto más alto de sus carreras, se vieron impedidos de seguir representando a su país, de luchar por sus sueños deportivos, de disfrutar del juego que simbolizaba su estilo de vida. El asesinato deportivo impuesto por la dictadura fue revocado 11 años más tarde –para 23 de los 36 suspendidos-, pero el mal ya estaba hecho. “Para nosotros, pero sobre todo para el semillero del básquet argentino. Sin estrellas se hizo imposible que los chicos se fijaran en nuestro deporte”, analiza González en el libro "1956, Donde Habita el Olvido" de Emilio Gutiérrez.

Hoy, tras los históricos y festejados subcampeonatos en Indianápolis y China, conocemos a la perfección la enorme dificultad que implica ganar un Mundial. Y para tener más claro lo que paso sólo que hay imaginarse que, años después del oro olímpico, un gobierno hubiese suspendido de por vida a Ginóbili, Scola, Nocioni, Pepe Sánchez y Oberto, entre otros. Eso, justamente, fue lo que pasó con la primera Generación Dorada.

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR