¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

Macarena Rosset: amar al básquet por sobre todas las cosas

Lunes, 31 de Mayo de 2021 / Publicado en Americup 2021, Las Gigantes, Selecciones Femeninas
Post Image

Concentrada de cara a la AmeriCup que se disputará en Puerto Rico, una de las referentes de la Selección reconstruye una historia en la que sobresale su pasión por seguir jugando pese a las dificultades.

Macarena Rosset siempre tuvo un objetivo innegociable: seguir jugando al básquet, una pasión que define su vida, a pesar de todo. Tal es así que en plena pandemia por coronavirus le llegó la oportunidad de volver a disputar la Lega A1 de Italia y, a pesar de las complicaciones globales e incluso las limitaciones del propio equipo, fue capaz de destacarse en lo individual durante toda la temporada. Tras sobreponerse a una extensa cuarentena por el COVID19, hoy entrena en el Cenard como parte de la preselección argentina.

“Me gusta mucho el compromiso que hay, lo noté estando desde afuera y ahora lo estoy viviendo”, asegura la escolta desde el hotel Ramada, donde 18 jugadoras se encuentran hospedadas en el transcurso de la concentración que vive la delegación liderada por Gregorio Martinez de cara a la Americup 2021, torneo que se jugará en Puerto Rico del 11 al 19 de junio. En este contexto, la nacida en Junín habló con Prensa CAB para recorrer su historia y presente en el básquet nacional.

Trescientos kilómetros de ida y vuelta

Nacida el 23 de febrero de 1991, Rosset se crió en Junín, su ciudad natal, con su mamá, su papá y un hermano. Pero el básquet no siempre fue su pasión: “Arranqué tarde a jugar. Si bien de chiquita, tipo a los 10 años, había hecho un montón de deportes como tenis, voley y natación, decidí tarde, entonces un montón de cosas las tuve que aprender de grande y tuve que ponerle mucho esfuerzo. Pero bueno en ese momento estaba convencida de que era lo quería hacer y que estaba dispuesta a hacerlo”.

“Mi primer club fue Sunderland, en ese momento tuve dos años de escuela y no los hice acá en Capital, sino que mi viejo me llevaba y me traía, entonces yo venía a entrenar 300 kilómetros y volvía. Fue duro y necesité mucho del apoyo de mi familia, porque si mi viejo no hubiera tenido el laburo que tenía en ese momento y mi mamá no se hubiese quedado con mi hermano allá, si no hubiese tenido el apoyo de ellos, hubiese sido imposible”, recuerda Macarena sobre la travesía que vivió a los 16 años, cuando empezó a dar sus primeros pasos en el básquet.

“Recién en mi último año de colegio, que ya estaba en Vélez, me quedaba de jueves a domingo en un departamento del club y después volvía hacer la escuela allá. Fue muy duro, pero si volviera el tiempo atrás lo haría de nuevo, no es que me arrepiento de todo lo que hice”
, completa.

Tras finalizar el colegio y con la posibilidad de jugar en Vélez, Rosset continuó su formación en Buenos Aires, para luego en el 2013 dar el primer salto en su carrera deportiva al viajar a Italia para vestir la camiseta del CUS Chieti: “Yo me voy al exterior una vez recibida de Licenciada en Actividad Física, de profe de Educación Física. Si bien laburé un poquito de asistente de mini básquet en Vélez y después cuando me fui afuera en escuelas, nunca ejercí concretamente la profesión pero tengo el título. Después me puse a estudiar kinesiología y me llegó la posibilidad de irme a Italia. Estaba en el equipo de la 'Pepo' -Debota Gonzalez- y Nati David, en A1, entonces me llamó mucho la atención y dije '¿por qué no?', era el momento, ya tenía 23 años. Entonces di el paso, dejé la carrera y dije 'ahora me voy a dedicar de lleno al básquet'. Pero antes nunca dije 'tengo como objetivo llegar a tal lugar', siempre digo 'puedo' y sigo trabajando, o 'puedo eso voy a tratar de lograrlo' y así pasito a pasito”.

“Cuando terminó esa temporada volví para Junín y me quedó claro que quería seguir haciéndolo, así que desde ese momento hasta ahora siempre seguí aceptando en el caso de tener ofertas. Fue por el básquet, me gusta y siempre trato de ponerme objetivos, pero también el hecho de poder viajar, poder vivir en otras culturas, conocer gente, a mi eso me encanta, entonces es un combo cada vez que tomo una decisión, no es 100% básquet”, completa Macarena.

Luego de esa primera temporada (2013/14) con el CUS Chieti, donde jugó 13 partidos y promedió 17.2 puntos, 4.2 rebotes, 1.3 asistencias y 19.8 de valoración, Rosset vistió la camiseta del Ferrara en la segunda categoría italiana por dos años, en la 2016/17 jugó la Bundesliga 2 con el Falcons Bad Homburg y ese mismo año volvió a la A2 para formar parte del Marghera. En la 2017/18 dio el salto a la primera categoría de España, donde jugó con el Cadi La Seu y un año después volvió a la segunda categoría de Italia para jugar por dos temporadas con el San Giovanni, institución que la acompañó no solo en lo deportivo sino que además en lo personal, ya que en la última campaña con el equipo Macarena había sufrido una lesión en su pie que la alejó de las canchas por varios meses.

En paralelo, durante los descansos de temporada en Europa, siempre volvió a la Argentina donde también continuó con su carrera deportiva vistiendo la camiseta de la Selección, pero además disputó los torneos locales con equipos como Vélez y Obras.

La vuelta a Italia

“Yo ya había cerrado en Obras, estaba muy contenta, pero bueno, pasó la pandemia y llegó un momento en que se sabía que se iba a jugar recién cuando se jugó, y yo ya tenía en ese momento 29 años y no es que digo que voy a dejar mañana de jugar al básquet, pero ya no tengo 20. Y ahí salió la posibilidad del Vigarano, era volver a una A1 que es lo que yo siempre había querido, yo había estado en A1 España pero no me encontré más que nada conmigo y me volví en diciembre así que era algo pendiente. Y en Italia había jugado en A1 el primer año y después siempre me llamaron en A2, que perfecto, no tengo problema, pero me quedaba esa cosa de decir quiero volver a jugar, entonces lo tomé por ese lado, por el lado de que en pandemia capaz que es la única posibilidad que tengo de volver a jugar este año y dije bueno vamos a ver que sale y acepté”, recuerda Macarena sobre las decisiones que debió tomar hace un año en torno a la pandemia del COVID19.

“Empezamos con 10 jugadoras y al final del torneo de las 10 terminamos tres nada más entonces fue muy complicado por ese lado. El volver a encontrarnos recién lo estábamos haciendo, es más terminamos ganando el último partido que tuvimos, y creo que si hubiésemos jugado los dos que nos quedaban para ver si nos salvábamos, porque teníamos posibilidades todavía, capaz que los ganábamos también. Nos estábamos empezando a conocer nuevamente y bueno, pasó lo que pasó, gente positiva en el equipo y chau, todos aislados. Creo que a mi me sirvió, pero bueno fue difícil por ese sentido porque es difícil encontrar la química, amalgamar entre todas. Pero al fin y al cabo ahora que estoy más tranquila puedo rescatar varias cosas positivas si bien los resultados no fueron tan positivos o lo que se esperaba”, asegura la escolta al analizar su paso por el Vigarano.

Durante la temporada 2020/21 su equipo finalizó el torneo último en la tabla de posiciones con un récord negativo de 2-24. Rosset por su parte promedió 14.8 puntos, 4 rebotes, 3.8 asistencias y 14 de valoración en 24 encuentros disputados.

Del encierro a vestir nuevamente la celeste y blanca

“Yo tuve un mes y medio de cuarentena por contacto estrecho y después dos semanas más porque dí positivo. Estuve encerrada haciendo lo que Fede (Bernal) me decía. Físicamente me siento bien, no lo padecí tanto, cuando estuve enferma solo un poquito de mocos y tos. Pero el tema es que no es lo mismo, creo que lo vivenciamos todas, uno puede entrenar en casa, estar bien físicamente pero después lo que es el ida y vuelta de la cancha, los cambios de ritmo, cambios de dirección, quieras o no fue bastante tiempo así que estoy de a poquito entrando de nuevo en ritmo en ese sentido", recuerda Rosset sobre sus primeros días entrenando en Buenos Aires siendo una de las 20 jugadoras de la Preselección Nacional Femenina.

“Me gusta mucho el compromiso que hay, lo noté estando desde afuera y ahora lo estoy viviendo. No solo del cuerpo técnico sino también de las chicas, si bien son jóvenes se las nota muy metidas, muy comprometidas y eso está muy bueno. Creo que la intensidad con la que se está trabajando es increíble, es muy positivo, obviamente nos tenemos que acostumbrar a eso porque creo que cuesta cambiar la manera de jugar, pero lo vamos a lograr y creo de a poquito en el mismo entrenamiento se ve que se empieza de una manera, se mejora y se termina de otra entonces se están viendo cosas positivas, así que yo la verdad que estoy muy conforme y muy contenta”, analiza la jugadora que forma parte de los procesos de Selección mayor desde el 2013, cuando hizo su debut en el Preolímpico de Caracas.

En estos 8 años vistiendo la celeste y blanca disputó diversos torneos a nivel mundial y continental y, al consultarle sobre un momento destacado dentro de su carrera nacional, aseguró: “El sudamericano de Tunja fue increíble, si bien tuvimos la AmeriCup (2017) acá en Buenos Aires, eso fue hermoso también, la sensación que viví o que creo que vivenció todo el equipo ganando ese Sudamericano yo no creo que lo haya sentido en mi vida deportiva, así que me quedo con ese torneo”.

“Deportivamente hablando la sensaciones que uno vive cantando el himno o ya poniéndote la camiseta en el vestuario antes de salir a la cancha es lo mejor que me pasó, así que ya tener la posibilidad de estar acá en la preselección, compartir con las chicas, tener esta remera que es con la que andamos, que estamos por acá, que caminamos o vamos a comer y que dice Argentina para mi es un orgullo. Poder seguir haciéndolo ya, no digo a esta edad porque tampoco soy tan grande, pero si a los 30 años, es lindo y es un orgullo. No se, es como que me cuesta ponerlo en palabras así que estoy muy contenta”.

La actual preselección está conformada por un amplio mix de edades, jugadoras de entre 27 y 30 años que vienen nutriendo nuestra Selección hace ya 10 años compartiendo entrenamiento con una nueva camada de entre 18 y 23, un contexto que la ubica a Macarena como referente: “Creo que referente si, obviamente por mi carrera, como las de otras chicas que hemos estado jugando afuera tenemos un poco más de experiencia en ese sentido. No me gusta llamarlo referente, pero sí estoy abierta a que si viene una de las más chicas y tengo que darle un consejo o decirle 'che mira fijate', porque quieras o no vivimos más. Es como cuando un padre le da un consejo a un hijo o un amigo mas grande te da un consejo a vos que sos mas chico, das ese consejo porque ya lo viviste y no queres que otra persona cometa un error, o si está por buen camino que siga por ese. Entonces yo estoy dispuesta a eso, a poder aportar porque en ese momento a mi me paso, lo tuve con Sandra, Marina Cabba, Paula Gatti, fueron personas que si me veían medio descarrilada venían y me decían, 'Maqui fijate', siempre con buena onda, entonces yo me acuerdo de eso y quiero ser yo la que por ahí pueda proporcionarle a las más chicas eso”.

¿Qué mensaje le dejaría a sus compañeras más jóvenes? Rosset responde: "Siempre hablo del esfuerzo y la dedicación. He conocido chicos y chicas con mucho talento, pero que nunca le han puesto el esfuerzo o dedicación para poder llegar. Es muy fácil decirlo, pero tenés que hacer el esfuerzo. Las ganas no se negocian. Tenés que dejar todo y, muchas veces, tenés que dejar mucho de lado para llegar adonde querés llegar. No tenés que perder nunca la pasión. Es mi trabajo, porque vivo de esto, pero nunca tenés que dejar la pasión. No puedo verlo 100% como un trabajo. No hay que perder las ganas de seguir creciendo y mejorando".

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR