¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

“Para nosotros, los argentinos eran como ídolos y espejos a seguir”

Miércoles, 29 de Agosto de 2018 / Publicado en La entrevista de la semana
Post Image

El uruguayo Leandro García Morales pasó por "La entrevista de la semana". Su llegada a Instituto y la admiración por el básquet de nuestro país.

Leandro García Morales es el nuevo protagonista de "La entrevista de la semana". El escolta uruguayo, símbolo del básquet del continente, analiza su reciente llegada a Instituto a los 38 años, hablar sobre su presente y pasado y muestra su admiración por el básquet de nuestro país.

-¿Cómo llega la decisión de venir a jugar a Argentina en este momento de tu carrera?
-Se dio medio de rebote, porque no tenía pensado salir de Uruguay por este año. Estaba con contrato y tenía pensado seguir allá. Se terminó encontrando la salida de Uruguay, y enseguida que pasó se dio lo de Instituto y no tuve que pensar mucho más, era una opción muy buena para mí. Nos pusimos de acuerdo rápido.

-¿Qué te sedujo de Instituto en particular, y qué conocés del proyecto, que viene creciendo año a año y ahora afrontará una temporada histórica con competencia internacional incluida?
-Sé que es un equipo que le fue muy bien el año pasado, que mantuvo casi la misma estructura. Y tuvieron mucho interés por mi fichaje, y para mí es importante estar en un lugar donde me quieran. Vienen de una de las mejores temporadas de la historia del club y esperamos seguir por ese camino. Había un combo que me seducía bastante.

-Siempre sonaste para ser parte de equipos de Argentina y muy pocas veces se concretó algo. ¿Por qué pensás que se dio así, te hubiera gustado jugar más tiempo en la Liga Nacional?
-Argentina es uno de los lugares donde más me gusta jugar al básquet. Por diferentes motivos no se había dado una posibilidad concreta de fichar. En los últimos siete años, tuve un contrato de tres temporadas en Uruguay y cuando terminó, rápidamente hice uno de cuatro en otro lado. Recién ahora fue la primera vez que estuve disponible con el mercado abierto. Había venido un par de veces, para jugar el TNA y otra vez en San Martín de Corrientes pero con la Liga empezado. Pero estoy feliz de poder tener ahora una Liga completa.

-¿Qué conocés de esta Liga, que es un tanto diferente a la que supiste jugar en 2012?
-Sí, ni hablar que es una liga durísima. Yo la sigo mucho, desde hace tiempo. En la teoría tengo bastante claro cómo se juega y cuál es la idea, pero después hay que llevarlo a cabo en la práctica, hay que bancar la cantidad de partidos, los viajes, los scoutings que son fuertes. Hay un montón de cosas que para un jugador de casi 40 años como yo le van a presentar un desafío, pero me siento con la madurez y la dureza mental como para afrontarlo. Me pareció algo lindo, sobre todo en la parte final de mi carrera.

-¿Qué pensás que podés aportarle ahora a un equipo como Instituto?
-Eso lo veremos (risas). Intentaré ayudar al equipo a mantener la línea que trae, aportando mi experiencia, la dureza mental en los finales de los partidos, algunos puntos, que me caracterizo por ser más ofensivo... Espero poder acoplarme lo más rápido posible al equipo para ayudarlo a seguir por el camino en el que está, que es la idea que tienen todos en Córdoba.

-¿Por qué elegiste el básquet para tu vida?
-Empecé jugando como un chico de barrio que va al club. A los 8 ó 10 años descubrí el básquet, Y de ahí en adelante me enamoré. La verdad es que nunca dejó de gustarme y a medida que pasó el tiempo lo fui afrontando más seriamente hasta llegar a convertirme en un profesional bien temprano. Tuve un entrenador muy bueno en formativas que me pinchó y motivó para no jugar al fútbol y sí al básquet, porque al principio hacía las dos cosas. Pero estuvo bien elegido el básquet. No creo que hubiera llegado muy lejos al fútbol, no sólo porque no era bueno sino porque no tenía la misma pasión. Eso se mantiene al día de hoy con el básquet, y se nota en que todavía sigo armando el bolso para irme de casa a jugar. Si no tuviera ganas, sería difícil jugar.

-¿Por qué esas ganas y pasión le ganan a la costumbre o la comodidad de seguir en Uruguay, cerca de los tuyos?
-No sé muy bien el motivo. Creo que además de ser un trabajo y todo eso, uno también tiene que estar en los lugares donde disfruta y la pasa mejor. Eso es lo que terminé decidiendo. No me quedan muchos años ni oportunidades como ésta para tomar. Era ésta, y decidí tomarla. No sé cuánto tiempo más voy a jugar, así que no debía dejarla pasar. Voy a disfrutar esta temporada acá, disfrutando el mejor nivel del continente y jugando en una liga que para mi es referencia.

-¿En algún momento pensaste que ibas a representar lo que representás para el país y para el básquet del continente?
-Recién ahora que estoy un poco más grande se me da por pensar un poco más estas cosas, porque nunca me puse a pensar mucho en eso, siempre lo dejaba para más adelante. Pero realmente he superado todas mis expectativas en cuanto a lo que pensé que me podría pasar. Nunca pensé tener más de 20 años de carrera como profesional, jugando en lugares importantes y logrando bastantes cosas. Pero al mismo tiempo trato de no pensarlo mucho, porque aún estoy en actividad y si pensás mucho hacia atrás, te perdés lo que pasa en el momento. Lo dejo ahí pendiente.

-¿Qué significa para Uruguay el enfrentar a Argentina como selección, sobre todo al haber coincidido en duelos contra algunos de los máximos referentes de nuestro país?
-Siempre fue un orgullo enorme jugar en el seleccionado de mi país, y siempre fue algo bueno ser contemporáneos de una de las mejores generaciones de la historia del deporte. Tengo muchos recuerdos de enfrentar a esa generación. Cada vez que afrontaban cosas importantes teníamos la suerte de enfrentarlos antes, y eran referentes. Justo ahora se retiró Manu Ginóbili, ves un poco la repercusión que tiene, y te sentís un poco orgulloso de haber sido medio como sparrings de él y esos muchachos. Para nosotros, los del grupo de la selección uruguaya, los argentinos eran ídolos, espejos, modelos a seguir. Y algunos todavía lo siguen siendo. Tengo los mejores recuerdos de jugar contra ellos.

-Como sudamericano, rioplatense y escolta. ¿Qué se puede decir de Manu Ginóbili ahora que se retiró?
-Es muy difícil poner en palabras lo que ha sido un jugador como Manu. Personalmente, siempre fue un espejo y referente, no sólo dentro de la cancha, que es lo más fácil de darse cuenta con sólo verlo o seguirle la carrera. Pero también hay que ver que en casi 25 años de carrera, nunca tuvo un problema o escándalo fuera de la cancha. Es una persona correctísima, que todo el mundo quiere y espera que le vaya bien. Es algo que realmente sorprende. Sorprende que saliendo de estos lugares haya llegado al primer nivel mundial y haya conseguido todas esas cosas. No tengo muchas palabras, es increíble.

-¿Cómo se ve al básquet argentino desde afuera?
-A mí me genera mucha admiración y respeto. Lo veo de primera mano, desde cerca. Me identifico mucho con las realidades de nuestros países, que somos pobres y estamos lejos del primer nivel mundial en cuanto a distancia. Argentina la ha achicado y eso marca lo que ha sido el crecimiento en los últimos 20 ó 25 años. Lo tomo como una referencia, nos mostraron el camino de que con poca plata se pueden hacer cosas bien igual. De esas cosas nos agarramos para seguir luchándola desde acá, porque sabemos las complicaciones que tenemos para competir en este lado del mundo.

-¿Cómo ves al básquet de la región?
-Creo que después de lo que fue la creación de la Liga Nacional de Argentina, todos tratamos de seguir de cierta forma ese camino. De todas maneras, Argentina está bastante despegada del resto de los países. Brasil también ha creado una liga fuerte. Y al mismo tiempo fue importante el aporte de muchos entrenadores argentinos que pasaron por muchos lados, por Venezuela, Brasil, Uruguay, Chile... En casi todos los países importantes de la región, en algún momento pasó un entrenador argentino, y eso es algo que se puede ver desde afuera. Y ahí está parte de la clave del crecimiento de Argentina, más allá de haber tenido a una de las mejores generaciones de jugadores de la historia. También tuvo una de las mejores en cuanto a entrenadores. En ese sentido, Argentina también está bastante despegada de los países de la región.

-¿Sos de pensar en el retiro?
-Yo creo que lo llevo bastante bien. Es algo inevitable y no hay que darle muchas vueltas. Lo tengo claro y hay que llevarlo. Por eso hay que aprovechar las oportunidades que van quedando, como esta de Instituto. Sé que en algún momento va a venir, y trato de desdramatizarlo lo más posible, porque hice una carrera bastante buena y pude jugar muchos años, algo que pocos hicieron.

-¿Con qué logro te quedás de tu carrera, y qué te hubiese gustado hacer que no hiciste?
-Lo primero creo que fue aquella medalla de bronce en los Juegos Panamericanos, que fue la primera y última para mi país. Después, quizás me hubiese gustado hacer una carrera un poco más larga en Europa, que era la idea pero por distintos motivos no logré. Pero no pienso mucho en lo que no hice, sino en lo que puedo hacer. Me gustaría ganar alguna competencia internacional a nivel clubes, y ahora tenemos una oportunidad con la Liga Sudamericana.

Leandro Fernández
@FernandezLea
[email protected]
@cabboficial

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR