¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

La felicidad de Cáffaro: de verse no citado a cumplir un sueño en Tokio

Domingo, 18 de Julio de 2021 / Publicado en El Alma Argentina, Selección Mayor, Tokio 2021
Post Image

Hace siete meses, Fran creía que no sería llamado por el DT y hoy, confirmado, expresa sus sensaciones. Cómo lo hizo siendo debutante y lo que puede aportarle al equipo.

Enero de 2021.

“Yo siento que no voy a ser citado para Tokio, porque no estuve en el proceso anterior y no he podido mostrarme en estas temporadas por las lesiones que tuve. Realmente no veo la chance…”. Hace siete meses, Francisco Cáffaro ni soñaba con estar en la preselección olímpica y lo decía abiertamente. La falta de continuidad en la Universidad de Virginia y su historial de problemas físicos no le permitían pensar en una citación.

Julio de 2021.

“Una pista tuve por la tarde, cuando recibí un mail con una reserva de pasaje de un pasaje de Los Angeles para Tokio, pero no sabía si esto era una confirmación o no. Yo sabía que era uno de los jugadores que podían estar adentro o afuera y estaba nervioso, pero cuando Sergio (Hernández) anunció los elegidos, luego de la práctica, así de repente, sentí mucha alegría y orgullo. Ir a un Juego Olímpico es el sueño de todo deportista”. Horas después de conocer la confirmación de que sería uno de los 12 jugadores, el pivote santafesino no entraba en su –enorme- cuerpo de la felicidad que tenía. La procesión iba por dentro, pero la sonrisa lo decía todo. Y ya no se acordaba de lo pensaba siete meses atrás…

Como todo debutante, en este caso en un seleccionado que viene de ser subcampeón del mundo, el camino no fue sido sencillo para este chico de 21 años y 2m14. En los primeros días de entrenamiento sintió lo que es ser nuevo en un proceso de Selección. “Sí, no resultó fácil porque todo lo que veía era nuevo, la información era mucha, no conocía los sistemas y el equipo, que en general ya viene junto hace muchos años y ya tiene su química, jugaba a una alta velocidad. Me costaba entender las cosas que a la mayoría le sale naturalmente. Pero, a de poco, me fui adaptando, aprendiendo las jugadas y entendiendo dónde es, qué hacer y, sobre todo, cómo ayudar al equipo”, le explica Cáffaro a Prensa CAB antes de embarcar para Japón junto a sus compañeros de misión.

-Fue notorio cómo los compañeros empezaron con algún reto y de la forma que terminó todo ayer, en el último entrenamiento, con Luis (Scola) alentándote y felicitándote, a los gritos, por lo que estabas haciendo.

-Fue así. Como dije, al principio había cosas que no tenía claro, que me costaron, como por ejemplo el lugar que este equipo necesita que esté defensivamente, porque su propuesta es subir el bloque, subir las líneas, y es distinto a lo que estoy acostumbrado. Lo mismo que en ataque, cuándo meter una cortina e ir al aro. Todo me costó algunos días adaptarme pero siento que cada entrenamiento he estado mejor. Luis, por ejemplo, me marcó varias cosas que debía corregir, fue entendiendo todo mejor y, por suerte, en el último entrenamiento me felicitó, algo que me motiva mucho. Ojalá que los comentarios positivos sigan viviendo, pero yo también entiendo que si hay un comentario negativo es porque buscan que en algún momento se transforme en positivo. Yo lo tomo así.

-Tuviste un susto en el medio, ese dolor en el pie derecho que te sacó del partido con Nigeria. ¿Cómo fue para vos volver a sentir esa duda por un tema físico?

-Sí, las lesiones me tienen siempre asustado. Siempre que tengo un dolor me pasa un poco. Ya estoy acostumbrado a convivir con molestias en la espalda y rodillas, pero cuando hay algo nuevo, que jode bastante, se me cruzan los fantasmas por la cabeza. Y cuando comenzó este dolor en el pie, me dio miedo porque cualquier cosa te puede dejar afuera de un torneo, sobre todo estando tan cerca del inicio. Imaginate que una de las lesiones que sufría no tenía ni dolor y era una fisura en el fémur. Por suerte lo pude superar y ya me siento mejor, más tranquilo.

-Volviendo a este momento emocional que vivís. Estás viajando a Tokio, ¿qué locura, no? No sé si lo soñaste, si lo pensaste…


-Sí, es una locura, realmente. Son esas cosas que no te das cuenta que pasa hasta que pasa. Ahora estoy tratando de caer, de darme cuenta lo que me está pasando este momento, de aprovechar cada segundo y minuto, disfrutando de cada momento de este sueño cumplido.

-¿Cuál fue la mejor felicitación o mensaje que recibiste?

-No hubo uno puntual, me llovieron cuando desde las cuentas de la CAB subieron los 12 confirmados. Antes sólo le había avisado a mi familia, tras el entrenamiento de la noche, porque estaban todos ansiosos, esperando, sabiendo que la confirmación estaba al caer. Fue todo especial.

-¿Qué significa para vos, para tu carrera?

-Significa un montón. Representar a la Argentina en el nivel más alto es algo soñado e ir a un Juego Olímpico es increíble, aunque no me toque jugar, porque cada uno sabe su rol y seguramente estaré entre los que jueguen menos. Pero voy para ayudar al equipo, para hacer lo que me pida o se necesite de mí.

--¿Por qué sentís que te ganaste un lugar?

-Probablemente por haber dado el 100%, entendiendo mi rol y adaptándome día a día a lo que me pedían.

--¿Qué virtudes sentís que te vieron y qué le podés aportar al equipo?-

-Tengo que aportarle lo que sé hacer hoy. Hay un montón de cosas que yo estoy trabajando y quiero como jugador, para mi futuro, pero en este momento es otra cosa, hacer el box out, agarrar rebotes, defender y estar disponible para hacer el trabajo sucio, de rol. Es lo que puedo hacer ahora y, más que nada, lo que el equipo necesita de mí.

--¿Con qué expectativa e ilusión vas a Tokio?-

-Ninguna en particular más que disfrutar y ayudar al equipo. No es que digo ‘quiero jugar 10 o 15 minutos’, o anotar estos puntos o rebotes. Si me toca jugar un minuto o 10, estará bien. Daré el 100%, lo que el equipo necesite. Debo estar listo, nada más. Siempre.

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR