¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

“Quiero que me reconozcan como alguien que siempre priorizó el interés grupal”

Martes, 04 de Septiembre de 2018 / Publicado en La entrevista de la semana
Post Image

Hernán Jasen pasó por "La entrevista de la semana" y habló tras anunciar su retiro. Balance de carrera, motivos de la decisión, el futuro y más.

-¿Cuáles son las primeras sensaciones después de anunciar el retiro?
-No es una decisión simple. La pensé durante bastante tiempo, y la tenía bien pensada antes de anunciarla. Lo más difícil es el momento en que enviás y publicás el comunicado, porque se te cruzan muchas cosas. En el mismo mensaje ves fotos tuyas jugando desde chico y empezás a repasar todo varias veces. Es algo que te sensibiliza bastante.

-¿Cómo fue el proceso para llegar a la decisión, cuánto costó y duró?
-Habrá sido hace un mes, cuando tenía que ponerme a entrenar. Nunca me dejé estar más de 20 días para empezar a moverme. Pero me dí cuenta de que me estaba costando más de lo normal, no tenía esas ganas que tenía siempre de empezar a moverme, hacer ejercicios, entrenarme. Ahí empecé a analizar seriamente la posibilidad de retirarme.

-¿Dudaste o tenías bastante claro el tema?
-Yo estoy seguro de la decisión, porque para mí siempre es importante estar involucrado al 100% con tu físico y cabeza en el proyecto que encarás. No estaba seguro de eso, y hoy puedo disfrutar de otras cosas, de momentos que tengo para mí y mi familia, sin tener la obligación que tenía antes de entrenarme a tal hora, de realizar los cuidados que necesitaba para estar preparado. Y estoy disfrutando este momento.

-¿Pensás que vas a extrañar algo en particular?
-Ahora no lo noto. Quizás que algo se me mueva a la hora de ir a ver algún partido, de pensar en el momento previo, en cómo uno se preparaba y se imaginaba el juego. Pero no pienso que lo voy a extrañar en cuanto a querer volver hacerlo, sino en recordar los momentos. No creo que lo vaya a extrañar en absoluto.

-Además, llegado el caso, siempre está Alem para sacarse las ganas un rato.
-Sí, puedo jugar en mi club y sacarme las ganas de seguir estando cerca de una cancha y jugando. Pero todo de una forma más descontracturada de lo que es el mundo profesional.

-¿Pudiste ver un poco las reacciones y repercusiones que se dieron en el ambiente del básquet? Fueron muy grandes.
-Me sorprendió para bien, porque recibí mensajes de jugadores de todos lados, como ex compañeros míos no sólamente de Argentina y España, sino también de Serbia, americanos... He recibido muchos mensajes, más de los que me esperaba. Fue un día muy emocionante para mí al recibir tantos saludos por mi carrera. Es algo que te mueve y sensibiliza.

-Eso te da la pauta de que es la cosecha de lo que sembraste. Porque si no hubieras hecha tu carrera de la manera en que la hiciste, sobre todo en cuanto a cómo la hiciste, no hubiese sido lo mismo.
-Sí, me deja tranquilo porque hice las cosas siempre como quise, con el sentimiento de ayudar siempre a los equipos en donde estuve, tratando de hacerlos siempre mejor. Es lo mejor que te puede pasar y se lo contaba a mis hijos, que están en la etapa de empezar a jugar. Para ellos es normal fijarse en puntos, estadísticas, números y todo eso, pero lo que a mi más me gratifica es que eso se deja de lado y se puede reconocer más lo que fue una persona adentro del equipo. Para mí, ese es el éxito más grande que pude conseguir.

-Imagino que habrás pensando muchas veces en el después. ¿Qué se viene para vos? No te digo en el plazo corto, que seguro será pensado exclusivamente en disfrutar a la familia, sino más hacia adelante.
-Me gustaría estar relacionado con el básquet. El lugar o rol lo dirá el tiempo. Lo que vaya descubriendo me demostrará dónde puedo llegar a sentirme más cómodo. Pero está claro que voy a estar siempre cerca de la actividad, porque es lo que me gusta.

-¿Le tenés miedo a esta parte de tu vida o pensás que la vas a llevar con naturalidad?
-Por un lado siempre queda una incertidumbre, porque es algo nuevo. Hace 23 años que empecé mi camino en el básquet y ahora se terminó una etapa. Pero por otro lado tengo la tranquilidad de haber estado dos años sin jugar en Madrid, y entiendo un poco cuál es ese rol. Me siento preparado para empezar nuevos desafíos, que es lo que siempre me mueve y me gusta. No hay que apurarse. Ahora es tiempo de disfrutar de la familia, después seguro que algo va a salir y será bueno.

-¿Qué ves de tu carrera cuando mirás hacia atrás?
-Veo, desde que estaba en el club Alem, a un chico con muchas ganas de querer mejorar y muy exigente. Siempre fui un chico que intentó dar el máximo en cada categoría donde estaba. Siempre fui muy desafiante conmigo mismo. Desde que estaba en el patio de mi casa jugando solo, siempre competía para tratar de meter más tiros con menor cantidad de lanzamientos, es algo que lo recuerdo siempre. También disfruté mucho el día a día con mis amigos. Tengo muchos amigos que me dejó el básquet, desde Alem que fue donde empecé, hasta el final en Bahía Basket. Es la mochila en la que más cosas guardo y la más linda, porque tengo muchas emociones y amigos que encontré en estos 23 años de carrera profesional.

-¿Te faltó algo por hacer?
-No, porque nunca imaginé llegar a donde llegué. Obviamente que puede aparecer el hecho de llegar a la NBA para un chico, pero nunca lo vi como algo real, sino como algo imposible. Como también era imposible pensar en jugar unos Juegos Olímpicos, por decirte un ejemplo. Y lo pude conseguir. Estoy seguro de que no me quedó algo por hacer. Y lo que más me gustó de mi carrera fue eso, el haber estado en unos Juegos Olímpicos defendiendo la camiseta de mi país

-¿Te arrepentís de algo?
-No, siempre son enseñanzas las cosas. Los pasos que tuve que dar los hice con seguridad, y creo que fueron todas decisiones correctas en mi carrera, a pesar de que pueden haber cosas que no hayan salido del todo bien. Las decisiones que tomé en mi vida fueron las buenas.

-¿Cómo quisieras que te recuerden?
-Me gustaría que me reconozcan como un jugador que siempre puso el interés grupal antes que el individual, que intentó ser positivo en cada equipo en donde estuvo, y que sobre todas las cosas, cada vez que jugaba dejaba el 100%. Es la forma en que yo sentía al básquet.

-¿Qué hay de cierto que en tu decisión había ciertas ganas de opacar un poco el retiro de Manu Ginóbili?
-No, para nada (risas). Al contrario, Manu es el mejor deportista argentino de todos los tiempos, un jugador único e irrepetible. Sí es verdad que yo tenía un poco tomada la decisión de retirarme, pero viendo la importancia de lo que fue Manu pensé en esperar un tiempito. Él tenía el momento de hacer lo que quisiera porque para mí es Dios, es el mejor jugador y una persona increíble. Es un ídolo, lo admiro un montón por todo lo que hizo. Pero bueno, simplemente esperé un hueco para anunciar mi decisión tomada.

-Bromas al margen, lo conocés, comenzaron juntos y se van al mismo tiempo. ¿Qué te generó conocer su decisión y ver la dimensión de la repercusión de la misma?
-Yo estaba entrenando a los chicos en Alem, y cuando agarré el teléfono y empecé a ver sus imágenes, quedé paralizado. Aunque uno espera que lleguen estas situaciones, me emocionó un montón, me puse duro y no sabía qué hacer. Fueron fuertes las emociones. No me lo esperaba. Más allá de que uno sabe que suceden estas cosas, me dejó shockeado en ese momento.

-¿Te impactó más que lo tuyo?
-Sí, mucho más. Fue algo que no podía creer. Era el no poder ver más a un jugador que fue un ejemplo a seguir, a un jugador que dio y ganó todo. Te genera un montón de sensaciones eso. Y soy un agradecido de poder conocerlo desde sus inicios, o cuando pudimos jugar juntos en la Selección. Es realmente admirable lo que consiguió, y todo lo que se puede ver en la cancha nos gusta, lo disfrutamos de verlo, pero los que pudimos verlo desde adentro, como persona, como líder de equipo que es, como un jugador altruista y que siempre busca lo mejor para el equipo, es lo que más enseñanzas te deja. No sólo hablando, sino con los hechos. Siempre me llamó la atención lo que hacía para poder hacer lo mejor para el equipo.

-¿Qué significó pasar por la Selección, que te llegó un poco tarde pero que igual pudiste pasar momentos únicos, como estar en Juegos Olímpicos y un Mundial?
-Yo tuve una competencia feroz en mis posiciones, donde estábamos muy bien cubiertos. A pesar de que cuando era más chico me costaba, entendí que era muy difícil estar en el equipo por lo monstruos que había. Pero me sentí muy identificado con ellos, me sentí partícipe y disfruté un montón de sus logros, como la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Y es emocionante poder compartir momentos con ellos, como el jugar el Preolímpico de Mar del Plata 2011. Fue una experiencia única jugar en nuestra casa, con nuestra gente y al lado de esos jugadores. Y después el Mundial de Turquía y los Juegos de Londres. Me siento completamente realizado por haber estado en esos eventos tan importantes.

-Fuiste uno de los líderes de esa "generación tapada" por los monstruos, ¿no?
-Sí, puede ser. Y es bueno, porque demostraba el nivel que teníamos y que no estábamos lejos de hacer cosas importantes. Y estaba bueno que haya muchos jugadores luchando por posiciones, porque hacía que todos estuvieran exigiéndose al máximo para ganarse un lugar. Me siento orgullo de los logros conseguidos.

-En el último tiempo te tocó seguir de cerca el proceso de crecimiento de jóvenes en Bahía Basket. ¿Qué ves de ellos y en general, en qué momento del básquet argentino te vas como profesional?
-En Bahía Basket disfruté mucho el ser el viejito del grupo, el que le daba consejos a los chicos. Siempre me gustó hacerlo, como me gustaba recibirlo cuando era joven. Pero me encanta transmitir esas experiencias que uno tiene. En Bahía puedo destacar que hay chicos que escuchan mucho y que siempre quieren aprender, entonces uno lo hace con todo gusto. Ellos están preparados para seguir mejorando y se exigen día a día. Me siento contento en ese rol, es el camino que tenemos que seguir para crecer en cuanto al nivel deportivo nacional. Eso es lo que se necesita, trabajar en la Liga para tener gente joven, enseñándoles todas las experiencias que pueda darles un ex jugador que pasa a otra etapa. Me parece que es clave para ellos aprender lo que nosotros tuvimos la suerte de aprender, que es por habernos ido a competir a lugares donde la exigencia era muy dura, y nos hizo crecer cada día.

-¿Es difícil ser una especie de docente para los jóvenes de hoy?
-Fácil no es. Acá hay un tema muy importante que intento mejorar cada día. Uno conoce y tiene experiencia de pasar muchas cosas o momentos importantes, y lo difícil es cómo transmitirlo. Ahí está la clave, que el mensaje le pueda llegar bien a los chicos. Es una tarea que nosotros debemos aprender, el cómo dejar un mensaje claro. Es una tarea complicada pero que uno va aprendiendo, quizás en el momento.

-¿Y cómo es ese rol de enseñar en tu casa con tus hijos que están empezando a jugar?
-Es aún más difícil, porque hay un rol de padre e hijo que a veces cuesta más. Hay que saber llevarlo, pero no es tan sencillo. A veces se mezclan responsabilidades dentro de la casa, y después vas a la cancha y tenés que dar alguna orden. No es simple y lo estoy aprendiendo, porque es completamente distinto.

-Si el Pancho Jasen que se está retirando ahora le tuviera que decir algo al Pancho que está empezando a jugar, ¿qué sería?
-Que se ponga las exigencias más altas que pueda tener, que se esfuerce todo lo posible para intentar ser el mejor jugador que pueda lograr, más allá del nivel donde pueda jugar. Que siempre hay que dejar todo, dando el 100%, y que una vez que uno elige el camino de luchar por ser jugador de básquet, hay que entregarse completamente para lo que a uno le gusta hacer.

Leandro Fernández
@FernandezLea
[email protected]
@cabboficial

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR